Tintura de propóleo 60ml.

10,00 €
Impuestos incluidos

El propóleo: es un antibiótico, antiséptico, antiviral y antiinflamatorio.

· Protege el sistema inmunológico: refuerza las defensas haciendo el cuerpo más vigoroso ante los virus, enfermedades y los casos de anemia.

· En cuadros infecciosos: es un antibiótico ideal aportando las defensas necesarias que requiere el cuerpo.

Renueva el aspecto de la piel maltratada por el acné, ayuda a la cicatrización de heridas, quemaduras y abscesos, forúnculos, sabañones, grietas o verrugas.

Cantidad

100% secure payments

Los propóleos son unas mezclas resinosas que obtienen las abejas de las yemas de los árboles, exudados de savia u otras fuentes vegetales y que luego procesan en la colmena como sellante de pequeños huecos (6 mm o menos), en ocasiones mezclado con cera y para barnizar todo el interior de la colmena. Para huecos mayores, las abejas usan cera. El color del propóleo depende de la fuente de la que haya sido obtenido, siendo el más común marrón oscuro. A temperatura ambiente (20 °C), el propóleo es pegajoso y a temperaturas menores solidifica.

Normalmente es marrón oscuro, pero se pueden encontrar variedades verdes, rojas, negras o blancas dependiendo de las fuentes de resina que pueden ser encontradas en los alrededores de la colmena. En climas septentrionales templados, por ejemplo, las abejas colectan resinas de árboles tales como álamos y coníferas. Los propóleos "típicos" de climas templados del hemisferio norte tienen aproximadamente 50 constituyentes, principalmente resinas y bálsamos vegetales (50%), ceras (30%), aceites esenciales (10%) y polen.

La cantidad promedio que pueden producir por colmena durante un año depende de la raza de abeja, suele estar entre 150–300 gramos. Se recolecta al comenzar la primavera,

Propiedades medicinales

El propóleo: antiséptico, antiviral y antiinflamatorio . Problemas en vías respiratorias: ayuda a combatir resfriados comunes, bronquitis, catarros, sinusitis, gripes, otitis, laringitis, asma bronquial, neumonía crónica o tuberculosis, mejorando el confort respiratorio y la voz. Herpes labial y llagas bucales, herpes genital.

· En el aparato digestivo: elimina las bacterias que causan intoxicaciones por alimentos y alteraciones gástricas e intestinales. Ayuda en casos de colon irritable. Regula el apetito y actúa como protector de la zona hepática.

· En zonas íntimas: las inflamaciones, hongos vaginales y picazón responden de manera positiva al tratamiento con propóleo.

· En el aparato circulatorio: ayuda a ensanchar los vasos sanguíneos, disminuye la acción del colesterol y regula la presión arterial.

· Protege el sistema inmunológico: refuerza las defensas haciendo el cuerpo más vigoroso ante los virus, enfermedades y los casos de anemia.

· En cuadros infecciosos: es un antibiótico ideal aportando las defensas necesarias que requiere el cuerpo.

Renueva el aspecto de la piel maltratada por el acné, ayuda a la cicatrización de heridas, quemaduras y abscesos, forúnculos, sabañones, grietas o verrugas.

Explica Teresa Ortega, profesora de Farmacología de la Universidad Complutense y vicepresidenta del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO).

Lda. Raquel Mendoza Hernández, Licenciada en Nutrición y Dietética por la UCV, Máster en Tecnología Educativa por la UNEFA y Gestión Pública en Nutrición por la UBV.

194 Artículos